5000000 Followers

500 Followers Picture
I have reached 500000 followers and I am grateful for every single one! Thank you for following my journey!

I started my blogging career just a few months ago and all I wanted was to help those who were struggling with exams and their education in general. Now my blog has grown to help those struggling in the job industry and I have also adapted my blog to help university students seem more employable in the eyes of the employers.

I appreciate each and every person who has read my blog, commented on any of my blog posts and those of you who have taken the time to share my blog with your friends and family. It is definitely noticed by myself when you guys support the blog and I always endeavour to read and comment on your blogs as well.

I always welcome new ideas and new blog posts that you would like for me to write. If you ever read my blog post and have an idea as to what blog post I should write, then just comment on the post and let me know and I will definitely accommodate this into my blog.

I would like to thank you guys for supporting the blog and I will always try to create the best content!

They wait for me to pay them

 

Anuncios

Mermaid

   Little Lauren Cosgrove was born at just 27 weeks old with several health complications. After spending the first year of her life in the hospital in Scotland where she was born, Lauren’s amazing family, friends and a team of dedicated physicians saved her life. Today, Lauren is like many little girls – she loves to ride bike, she loves her siblings and is a little ray of sunshine in everyone’s life she touches. Obsessed with mermaids for most of her life, Lauren has ONE wish…. to meet a mermaid!

mermaid course

   La pequeña Lauren Cosgrove nació a las 27 semanas de edad con varias complicaciones de salud. Después de pasar el primer año de su vida en el hospital en Escocia donde nació, la increíble familia de Lauren, sus amigos y un equipo de médicos dedicados salvaron su vida. Hoy, Lauren es como muchas niñas pequeñas: le encanta andar en bicicleta, ama a sus hermanos y es un pequeño rayo de sol en la vida de todos los que toca. Obsesionada con las sirenas durante la mayor parte de su vida, Lauren tiene UN deseo … para cumplir con una sirena!

Muerte al cancer

Un equipo liderado por una investigadora de la Universidad de Navarra ha demostrado en ratones que la administración del adenovirus de resfriado, modificado genéticamente para atacar células cancerígenas, es capaz de aumentar la supervivencia frente a los gliomas, los tumores cerebrales pediátricos más agresivos. Los buenos resultados han dado lugar a un ensayo clínico para probarlo en pacientes.

Think this flu virus looks nasty? The giant virus is 20,000 times bigger

Marta Alonso en el laboratorio de Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra. / Manuel Castells / UNAV

Investigadores del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra (CIMA) y del Centro Oncológico MD Anderson en la Universidad de Texas, liderados por la experta en tumores sólidos Marta Alonso, han demostrado que la administración del adenovirus Delta 24-RGD (el virus del resfriado) aumenta la supervivencia y el efecto antitumoral en modelos animales de gliomas.

Los buenos resultados logrados, publicados en la revista Nature Communications, han dado lugar al desarrollo de un ensayo clínico en la Clínica Universidad de Navarra para confirmar estos resultados en pacientes.

La administración del adenovirus Delta 24-RGD aumenta la supervivencia y el efecto antitumoral en modelos animales de gliomas

Los gliomas son los tumores cerebrales pediátricos más agresivos. Debido a su localización tienen muy mal pronóstico, por lo que urge encontrar tratamientos eficaces para los pacientes. “Nuestro trabajo se basa en el uso de virus oncolíticos, que tiene dos modificaciones específicas: permiten que se replique específicamente en células cancerosas y aumentan la potencia para infectar estas células cancerosas”, explica Alonso.

En concreto, los científicos han probado el virus Delta 24-RGD en líneas tumorales derivadas de pacientes con tumores de glioma difuso de tronco y de glioma de alto grado pediátrico. Según explica la Naiara Martínez Vélez, primera autora del estudio, “analizamos la expresión de los receptores que estos virus necesitan para infectar las células, su replicación y el poder antitumoralin vitro y obtuvimos muy buenos resultados. Posteriormente confirmamos estos datos en modelos in vivo inmunodeprimidos”.

190529 Virus contra los tumores cerebrales

Marta Alonso (en el centro) con su equipo del Centro de Investigación Médica Aplicada de la Universidad de Navarra. / Manuel Castells / UNAV

 

Mayor supervivencia y efecto antitumoral

Un ensayo clínico anterior, realizado por Juan Fueyo y Candelaria Gómez-Manzano, en el MD Anderson demostró la eficacia del virus oncolítico en gliomas de alto grado de adultos. “Vieron que había un alto porcentaje de infiltración de linfocitos en el tumor después de la administración del virus, en concordancia con el mecanismo de acción de los virus oncolíticos. Es decir, el virus no solo tiene un potencial antitumoral, sino también desencadena una respuesta inmune en el organismo”, señala Martínez Vélez.

Tras los buenos resultados, se ha iniciado un ensayo clínico que combina inmunoterapia y radioterapia en la Clínica Universidad de Navarra

Los investigadores de la Universidad de Navarra repitieron este procedimiento en modelos de glioma difuso de tronco y comprobaron que aumenta la eficacia terapéutica. “Por un lado, mejora la supervivencia y, por otro, se obtiene un efecto antitumoral. Nuestros datos indican que el virus desencadena la respuesta inmune y es capaz de reconocer las células tumorales y rechazarlas”, aseguran.

Can we tame viruses to use them as a treatment for cancer?

El siguiente paso es confirmar estos resultados en el ensayo clínico que ya se ha iniciado en la Clínica Universidad de Navarra, y que combina inmunoterapia y radioterapia. “Además, en el laboratorio del Cima estamos desarrollado nuevos virus, armados con moléculas inmunoestimuladoras, que potencian esta respuesta inmune para mejorar la respuesta antitumoral”, comenta Alonso.

El trabajo dirigido en el Cima y la Clínica Universidad de Navarra, cuyos autores pertenecen al Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IdiSNA) y al CIBER de Cáncer (CIBERONC), se ha realizado en colaboración con investigadores de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

Referencia bibliográfica:

Naiara Martínez-Vélez, Marta Alonso et al. “The oncolytic virus Delta-24-RGD elicits an antitumor effect in pediatric glioma and DIPG mouse models”. Nature Communications (29 de mayo, 2019) DOI: 10.1038/s41467-019-10043-0

Genocidio en Ruanda

Ruanda.- Así se deslizó Ruanda hacia el genocidio hace 25 años

 

Hace 25 años

Ruanda, un genocidio que se veía venir pero nadie evitó

Las matanzas de tutsis habían comenzado décadas antes y en los años anteriores un sector de la clase hutu gobernante se dedicó a alentar el odio hacia esta etnia El jefe de la misión de la ONU alertó de que los ‘interahamwe’, las milicias hutus, estaban preparadas para matar a “1.000 tutsis en 20 minutos” pero no hubo reacción.

 

Yo acababa de cumplir un año de vida y, aunque no lo recuerde, tengo fotos que confirman que pasé mi primer cumpleaños rodeada de familiares y de otros bebés en pintas tan noventeras como la mía. Mientras tanto, a unos 12.000 kilómetros de mí y de mi torta de cumpleaños, en la República de Ruanda la muerte era la ley, pues este país africano estaba atravesando lo que se convertiría en uno de los genocidios más desgarradores de la historia. Entre abril y julio de 1994, entre 800.000 y 1’000.000 ruandeses fueron brutalmente asesinadas, una cifra que equivale a más del 10% de la población para ese año. Y tendrían que pasar casi 15 años para que yo, una ingenua adolescente colombiana, me viniera a enterar de todo esto, en sexto grado en clase de historia.

Está bien que me hayan enseñado sobre el genocidio de Ruanda pero está mal que lo hayan hecho de tal forma que mi prioridad y la de mis compañeros haya sido memorizarnos una serie de fechas y de nombres para pasar un examen. No hubo un proceso de reflexión y, en cuestión de días, ya habíamos pasado al siguiente tema. Por eso tuve que esperar hasta mi pregrado en antropología para tener algunas herramientas que me permitirían entender la particularidad y las enormes implicaciones de esos tres meses en uno de los países más pequeños de África. Me obsesioné con los procesos de colonización y entendí que las tensiones entre los hutus y los tutsis (los dos grupos étnicos involucrados en el genocidio de Ruanda) fueron, en parte, producto de la intervención belga después de la Primera Guerra Mundial, de la manera en la que estos señores favorecieron a los tutsis y de las estrategias implementadas para avivar diferencias étnicas.

Para todos los públicos Ruanda conmemora los 25 años del genocidio tutsi reproducir video

Ruanda conmemora los 25 años del genocidio tutsi

Entendí que la imposición de un orden supuestamente más civilizado es de lo más violento que existe, pues desestima dinámicas culturales orgánicas y las reemplaza por otras, todo en nombre del “progreso”. El antropólogo colombiano Arturo Escobar se ha dedicado a criticar y a ridiculizar los programas de desarrollo de la segunda mitad del siglo XX, y cita en uno de sus más recientes libros a expertos de las Naciones Unidas, que en la década de 1950 sugerían que el “progreso económico rápido” era “imposible sin ajustes dolorosos”, que las “viejas instituciones sociales” tenían que “desintegrarse” y que “pocas comunidades” estaban dispuestas a “pagar el precio del progreso económico”. Me pregunto si, al hablar de ajustes dolorosos, estos señores expertos se imaginaron que pudiera suceder algo tan doloroso como la masacre del 95% de los tutsis (y unos cuantos hutus moderados) por parte de los hutus más radicales—cuando ambos habían logrado vivir en relativa armonía.

 He encontrado en el feminismo aun más herramientas para reflexionar sobre el genocidio de Ruanda, porque hay cabida para pensar qué pasó con las mujeres antes, durante y después de lo sucedido. Aprovecharé que se están cumpliendo 25 años de esta tragedia para contarles que la experiencia de las mujeres en el genocidio fue totalmente multifacética, pues podemos y debemos hablar de mujeres víctimas pero también de mujeres victimarias y agentes de cambio. Y por eso vale la pena que cualquier feminista se tome el tiempo de reflexionar sobre este acontecimiento.

Mujeres como víctimas

En un artículo sobre la conquista de América, sugerí que cualquier proceso violento tiene una dimensión de género que debe ser reconocida y el genocidio de Ruanda no es la excepción. Los testimonios que encontré investigando para este tema lo confirman. Mukeshimana Vestine, por ejemplo, se pregunta en una entrevista con el Independent si todo hubiera sido más fácil haber nacido hombre: “Oh sí, hubiera sido mucho más fácil.” Se refiere a las 350.000 mujeres que durante esos nefastos tres meses fueron víctimas de violación por parte de los hutus radicales. A que la agenda el día era matar a los hombres tutsis pero humillar a las mujeres y a las niñas tutsis por medio de la violación (frecuentemente frente a sus familiares). Y como si esto no fuera suficientemente aterrador, se calcula que casi el 70% de las mujeres víctimas de violación fueron infectadas con VIH, algo más bien estratégico y para nada accidental en el plan de exterminio de los hutus radicales.

Immaculée Ilibagiza sobrevivió el genocidio y recopiló sus experiencias en un libro que se convertiría en un New York Times Best Seller. Pasó esos tres meses escondida en el baño de un pastor, un espacio de un metro por un metro en el que había otras siete mujeres tutsis escapando de la implacable violencia. Alphonsine Mukayitesi, otra sobreviviente, señala que a veces piensa que es “menos afortunada por haber sobrevivido”. Basta con revisar unos cuantos testimonios para darse cuenta de que haber vivido el genocidio de Ruanda fue, para muchas mujeres tutsis, más doloroso que la misma muerte.

 

Mujeres como victimarias

Podría extenderme hablando sobre las mujeres como víctimas de la violación y de tortura, pero no lo haré. Aunque es relevante visibilizar la dimensión de género de episodios como el genocidio de Ruana, actualmente contamos con cientos de testimonios y de análisis al respecto. Así que discutamos cómo las mujeres también poder ser las malas del cuento. Porque cuando admitimos que las mujeres pueden ser capaces de cometer atrocidades, estamos desafiando los roles de género. Estamos siendo capaces de ir más allá del estereotipo de la mujer dulce, reconciliadora, delicada y sumisa y la estamos reconociendo en toda su humanidad, tanto lo bueno como lo malo.

Esto es muy interesante llevado al caso de Ruanda. Antes del genocidio, la sociedad ruandesa era fuertemente patriarcal: las mujeres eran generalmente más pobres que los hombres, también eran iletradas y se encargaban del 70% del trabajo agrícola del país. En un informe de la Cruz Roja del 2010, encontré refranes como “la gallina no cacarea con los gallos” o “la única riqueza de las mujeres es su esposo”, que son fuertes reflejos de esta sociedad tradicional. Por todo esto es que, en los años inmediatamente después del genocidio, fue difícil para los jueces y para el país en general aceptar que las mujeres habían participado en las masacres. Llegó al punto en el que las mujeres hutus que habían cometido atrocidades equiparables a las de los hombres hutus eran tildadas de “no mujeres”.

Esto es algo que el criminólogo Otto Pollak llamó la teoría de la caballerosidad y se refiere a la incapacidad de jueces, investigadores y fiscales de percibir a las mujeres como criminales, porque es algo que contradice el imaginario que tienen de lo femenino. Todo esto ya lo había discutido la pola Maria Paula en un excelente análisis sobre las mujeres combatientes del Estado Islámico: “Las mujeres han tomado parte activa de todas las guerras en la historia reciente, ya sea como combatientes, resistentes, guerrilleras, y hasta espías. Y sin embargo hemos borrado su participación de la historia y de los libros porque reconocerlo contradice los roles de género de los que depende la sociedad patriarcal.”

Ahora bien, si hablamos de la naturaleza de su participación, nos damos cuenta de que la mayoría de las mujeres hutus tuvo un involucramiento indirecto en las masacres de los tutsis. En otras palabras, mientras que los hombres hutus eran los del machete y las armas de fuego, las mujeres delataban los escondites de los tutsis, entraban a sus casas a robar e informaban y atendían a los hombres hutus. Y como en los juicios locales y nacionales se le dio prioridad a los del machete y las armas (¡que fueron nada más y nada menos que un millón de personas!), se calcula que solo menos del 6% de los detenidos por crímenes relacionados al genocidio son mujeres.

Mujeres como agentes de cambio

Me pregunto si a los ruandeses les sucede lo mismo que a nosotros los colombianos cuando reducen nuestro país al narcotráfico. ¿Será que están cansado de que reduzcamos su historia e identidad a un genocidio, por más impactante que haya sido? Por eso es que en esta última parte voy a hablar de lo que pasó después y de cómo las mujeres han sido participantes activas de esto.

Después del genocidio, el 70% de la población de Ruanda eran mujeres. Por eso es que no es exagerado decir que las mujeres fueron las principales encargadas de reconstruir este país. Y que un requisito para esto se diera de la mejor fue aprender a perdonar. La siguiente foto es un ejemplo muy claro de esto, porque demuestra que las víctimas y los victimarios del genocidio están aprendiendo a convivir por medio de grupos de apoyo. El propósito es restablecer la armonía y consolidar una nueva identidad ruandesa, en la que la diversidad tenga perfecta cabida.

1_fyButrKZ8H8rwdqz7Y-e6g.jpeg

Una foto de Maria Mukagasana, sobreviviente de la Masacre de Cyanika y Juvenal Moudenge, perpetrador de esta misma masacre. Foto de Helena Hermosa y obtenida de globalcitizen.org

Me disculparán por esto, pero hay una frase de cajón (de lo más profundo del cajón) que tiene perfecta cabida aquí: “Ojo por ojo y el mundo acabará ciego.” Porque ¿qué pasa si las 500.000 viudas que dejó el genocidio salen a vengarse? La resiliencia y el perdón son una herramienta más poderosa que el machete y las armas y las mujeres de Ruanda han entendido esto. Por eso tenemos tanto que aprenderles a ellas, porque que además de perdonar (¡de mirar a la cara a quienes asesinaron a sus seres queridos y las violaron!), se han involucrado activamente en la reconstrucción de su país. Y una consecuencia de esto ha sido la inclusión política.

La Nueva Constitución de Ruanda, que fue introducida en 2003, señala que debe haber una cuota de mujeres del 30% en los cargos parlamentarios. Y es por medidas como esta que el 67% mujeres de la Cámara de Diputados de este país está conformado por mujeres. Hay quienes señalan que la participación política de la mujer y la equidad de género han sido una estrategia por parte del gobierno actual para desviar la atención y tomar decisiones de manera más autoritaria y menos democrática. Por lo tanto hay cabida para analizar hasta qué punto más mujeres en cargos de toma de decisiones se ha traducido en más aceptación por la diversidad. Sin embargo, es innegable que el rol de las mujeres tuvo una transformación muy profunda a causa del genocidio. Lo clave aquí es que las demás sociedades no nos esperemos a atravesar una tragedia de esa magnitud para darnos cuenta de la enorme fortaleza y contribución de las mujeres al mejoramiento continuo.

Cardenal Marx : todas las religiones pueden incitar a la violencia

¿Por qué la Iglesia bendijo la masacre?

 La iglesia católica ruandesa reconoce que sus miembros “planificaron, ayudaron y ejecutaron” durante el genocidio de hutus contra tutsis

Ruanda, 6 de abril de 1994. El presidente Juvénal Habyarimana, de etnia hutu, muere después de que el avión presidencial en el que viajaba con su homólogo de Burundi fuera alcanzado por un misil, presumiblemente lanzado por rebeldes tutsis, liderados por el ahora presidente Paul Kagamé. La muerte de Habyarimana se convirtió en el detonante del genocidio de Ruanda. Cien días de sangre y machetes que acabaron con la vida de casi un millón de personas y en los que la comunidad internacional apenas actuó para contener la masacre, como denunció posteriormente Roméo Dallaire, comandante de las fuerzas de la UNAMIR, la Misión de Paz presente en ese momento.

Ruanda, 7 de abril de 1994. Comienza el genocidio. Miles de tutsis buscaban refugio huyendo de un destino fatal. Colegios, hospitales e iglesias se convirtieron en improvisadas fortalezas, aunque también en auténticas pesadillas. Algunos de los lugares santos se convirtieron en una ratonera y muchas personas que habían acudido a las iglesias en busca de refugio murieron a manos de sacerdotes, clérigos y monjas.

Los testimonios de los supervivientes y varios informes posteriores al genocidio han asegurado que la iglesia en Ruanda ofreció un “apoyo indispensable” al régimen hutu, y describen el papel de los líderes locales en el genocidio como “escandaloso” al no tomar una posición moral en contra. Pese a las reiteradas peticiones por parte del actual Gobierno y los supervivientes a lo largo de todos estos años, la iglesia católica de Ruanda ha tardado dos décadas en asumir su papel de cómplice de los soldados hutus durante el genocidio.

Memoria histórica

Este domingo, la iglesia ruandesa reconoció que sus miembros “planificaron, ayudaron y ejecutaron” durante el genocidio, y se lamentó por las acciones de quienes participaron en las masacres. “Pedimos disculpas por todos los males que la iglesia cometió y nos disculpamos en nombre de todos los cristianos por todas las formas de injusticia que cometimos. Lamentamos que los miembros de la iglesia violaran su juramento de obediencia a los mandamientos de Dios”, expone el comunicado que fue leído en varias parroquias a los largo de todo el país.

Según el obispo Phillipe Rukamba, portavoz de la Iglesia Católica en Ruanda, esta declaración había sido programada para coincidir con el final del Santo Año de la Misericordia, declarado por el Papa Francisco para alentar a la reconciliación y al perdón tanto en su iglesia como en el mundo. “Perdónanos por el crimen de odio en el país hasta el punto de odiar a nuestros colegas por su origen étnico, y por matarnos en lugar de mostrar que somos una familia“, reza la liturgia.

Aunque esta disculpa es un gran paso para la reconciliación nacional, hay organizaciones de derechos humanos que opinan que no se ha hecho el trabajo que se debería haber hecho para juzgar a los responsables.

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) expresaba su “profunda decepción” a principios de octubre cuando se desestimó el caso contra Wenceslas Munyeshyaka, un sacerdote ruandés que estaba siendo juzgado por la Justicia francesa desde 1995 por su presunta participación en el genocidio de tutsis en Ruanda. Munyeshyaka fue acusado de genocidio, crímenes contra la humanidad, actos de tortura y actos bárbaros y su caso era el más antiguo en relación con el genocidio ante los tribunales franceses. En 2005, el Tribunal Penal Internacional para Ruanda de la ONU emitió cargos en su contra y ese mismo año un tribunal militar de Ruanda le condenó en ausencia a cadena perpetua por genocidio.

Pese a la crueldad y el horrible episodio que vivió Ruanda en la década de los 90, el país no ha negado su Historia y las heridas y el horror sufridos no han sido olvidados. En la capital, Kigali, escenario de gran parte de las masacres, el museo Kigali Genocide Memorial Centre recoge datos, recortes de prensa, testimonios de los supervivientes y todo tipo de pruebas que ofrecen al visitante un completo dosier sobre el genocidio. Más de 800.000 personas, entre la minoría tutsi y los ciudadanos hutus que se oponían a la masacre, fueron brutalmente asesinados en 1994.

Hipócritas

¿De qué sirve pedir perdón?

¡Qué duro es el cine!

Los cines han contratado a una vendedora muy particular, que se encarga de tener las salas y los espectadores a raya.
“Hice las prácticas en Gaia Audiovisuals en un largometraje que se rodaba en Valencia en el departamento de producción. Se llamaba Juegos de Familia (Belén Macías, 2016) y no imaginé nunca que esta experiencia cambiaría mi planteamiento de vida.

Llegué a un rodaje profesional de más 50 personas donde todo el mundo era gente experimentada del medio y yo, acostumbrada a rodar cortometrajes con mis amigos de clase, tuve una primera sensación de que no sabía nada. Pero esa sensación desapareció el primer día porque las ganas que tenía de aprender de todos ellos venció a todo lo demás.

Pasé de tener una rutina universitaria de ir a clase por la mañana y por la tarde (las que tenía libres) quedar con tus amigos de siempre a tomarte una cerveza… a estar todo el día en un rodaje. Esas 50 personas pasaron de ser completos desconocidos a convertirse en mi familia durante un mes ya que este trabajo no consiste en ir y sentarse en una mesa hasta que finalice la jornada, es un trabajo en equipo donde cada uno aporta su granito de arena para poder alcanzar el resultado final.
Lo único malo era cuando me cogían el culo haciendo de acomodadora…..

Tocame el piripipi

LAS VIUDAS…tocame el piripipi. ENTRE AMIGOS 1986

Los rayos de ese sol tan característico del Levante español, lease molesto, caliente y jodón, atravesaron a una velocidad ciertamente cercana a la de luz, las abolladas laminillas de la veneciana del todo a 100 que hace un par de años tuvo a bien instalar el primo de Aquilino a cambio de un almuerzo consistente en quinto de Mahou con pincho de tortilla reseca, incidiendo súbitamente en la cara adormilada del detective Polaina, el cual hasta ese momento dormitaba extendido todo lo que es él, en la otrora mesa del despacho, actual cama improvisada, recuperándose de la temible curda de la noche anterior en el bar de Jero, agarrada a base únicamente de Resolí de Cuenca con denominación de origen “productos de Castilla La Mancha” y platos de tramusos. Y es que si en una cosa Aquilino Polaina destacaba a la hora de tajarse, era en no mezclar bebidas distintas, sabedor de las terribles resacas que podía causar esta maléfica práctica. Otra cosa es que el brebaje conquense estuviera compuesto por un mejunje de crema de café, anís y coñac a partes iguales…

Un eructo inhumano proferido desde las mismísimas entrañas del gaznate de Aquilino, mandó a freir gárgaras cualquier signo de tranquilidad y sosiego que hasta la fecha había morado en la estancia. Como si de un viejo dinosaurio afectado por artritis reumatoide se tratase, Aquilino desplegó toda una serie de movimientos carentes de ritmo con el único fin de ponerse en pie, cerciorarse de su existencia como ente físico y caminar poquito a poco hacia la letrina del despacho con el objetivo inmediato de vaciar su vejiga al precio que fuera amén de otros menesteres.

Aquellas Maravillosas Gasolineras..

Mientras caminaba torpemente por la habitación hacia el ansiado “Castillo de las baldosas de porcelana y pila de formica”, sus ganas de miccionar aumentaron peligrosamente. Aquilino se mordió con fuerza el labio y emitió un extenso gemido inaudible para el espectro auditivo humano, como si la propia vida se le escapara por la boca…y el orín por la uretra.

De pronto el timbre de la puerta del patio sonó con su agudeza de costumbre. “Cagon Chichiputi, ya se han equivocado otra vez; El novio bacalaero de la hija medio mongólica de la maruja adicta al Valium del 5ºC…en fin yo a lo mío”, pensó Polaina mientras encaminaba de nuevo sus pasos hacia el Sancta Sanctorum del aseo personal. Mientras traspasaba el umbral del Templo de la Defecación, un segundo timbrazo, más sostenido en el tiempo, puso en guardia a Aquilino. “Mira que si es para mi…¿Y quien coño puede ser ahora, un domingo por la mañana? Nada, nada. El novio con el pelo a lo cenicero, que no da para mas, el tío capullo…”. El tercer timbrazo, largo, eterno y estridente, desconcentró por completo a un Aquilino que comenzaba a bajarse los pantalones ordenadamente para comenzar las maniobras de aproximación a la “sima” de Roca. “Mecagüenlapenanegra….Me han cortado la meada! Así como no se van a formar piedras en el riñón…Como sea algo de propaganda no les voy a comprar una mierda hasta el Día del Juicio Final…por la tarde!!”

Cabreado y con sus fluidos elementales todavía revoloteando en su interior, Aquilino Polaina, en un momento repentino dejó atrás su torpeza etílica y pegando tres grandes zancadas se plantó en el telefonillo del recibidor, asió la góndola y pronunció un gruñido ininteligible en el que se intuía algo así como un “¿si?”. Le contestó nna voz femenina, dura pero tremendamente atractiva que susurraba: “¿Sr. Polaina? Necesito hablar con él”. A lo que Aquilino contestó rápidamente con una voz aclarada tras los pertinentes actos previos de tragarse un par de “pollos”: “Servidor. La agencia está cerrada hoy, vuelva mañana. Adiós”. De nuevo la voz insistía, inmutable: “Necesito hablar urgentemente con usted, se trata de negocios…y solo usted puede ayudarme”.

“¡Que pesada es la gente!”, pensó Aquilino. Y dado que si algo aprendió de sus padres era a ser honesto, no dudo ni un ápice en contestar lo siguiente: “¡Señorita me estoy mingitando en mis adentros. Y si no miccionó ahora, de aquí a unos años tendré un calculo de Resolí en mi riñón del tamaño de la Casas Colgantes de Cuenca! Vuelva usted mañana, hágame el favor.”, justifico el bueno de Polaina, evitando en todo momento emplear las conjugaciones del verbo “mear” para procurar no parecer malsonante. La voz de la mujer calló durante unos segundos. Aquilino respiró tranquiló y de nuevo dirigió la mirada a esa taza que le esperaba con la boca abierta y no precisamente la del desayuno. La voz de la mujer fue inflexible: “Soy la esposa de Palmiro Tragacete, el constructor. Y tengo dinero suficiente como para poder extirparle la “Ciudad Encantada” entera de su riñón si fuera necesario. ¿Ha quedado claro Sr. Polaina?”.

Aquilino ignoró por espacio de microsegundos la indirecta, recupero momentaneamente la cordura y echó un vistazo fugaz al periódico de hace unos días que estaba en la mesilla del recibidor. En la foto de la primera plana, Toribio Castañas, el Presidente Autonómico, un cateto pueblerino que había llegado lejos a base de dejar robar al personal siempre y cuando se le reservara la comisión de marras, le daba la mano a Palmiro Tragacete, uno de los mas importantes constructores de viviendas, apartamentos, chalets, chamizos y barracas varias del Levante español, y en resumidas cuentas, otro cateto pueblerino que había llegado lejos a base de robar al personal y repartir las comisiones convenientemente. Acompañando a la feliz pareja en la inauguración del nuevo Centro Comercial “La Alberca 2000”, uno de los más grandes de Europa, toda una cohorte de pelotas oficiales (más o menos los de siempre) y concejales varios formaban un magma indefinido de piratas y filibusteros estrenando su nuevo barco donde practicarían sus fechorías. Y justo en el extremo izquierda, el más bello mascarón de proa de la nave, una imponente figura femenina, con mas curvas que una etapa del Tour de Francia, que intentaba pasar desapercibida sin conseguirlo: Edelmira Capones, la mujer del insigne constructor. “No llegaría a los 35, fijo.”-pensó Polaina-“Y Tragacete ya hace unos años que paso de los 55…los hay con suerte, no solo es guapa la jodía sino que además tiene labia”.

Aquilino necesitaba el dinero. No corrían buenos tiempos y aunque no tenía deudas, la ocasión de cerrar una buena operación con la mujer de Tragacete era un negocio demasiado goloso para dejarlo pasar. Pero por otra parte, si le hacia subir, difícilmente podría dedicar esos quince minutos necesarios e imprescindible a las abluciones corporales (tanto líquidas como sólidas) que su cuerpo le pedía en ese momento de forma incesante a base de retortijones y gases. El día empezaba con una dura disyuntiva: O cagaba o trabajaba.

A partir de aquí, espero que mis abultada nomina de lectores decida por si mismo el camino de nuestro héroe, ya sea permitiendo el encuentro con la femme-fatale (y con todas las consecuencias que ello conlleve) o bien recluyéndolo en el Templo del Gres por tiempo indefinido a la espera de nuevos acontecimientos.

En aras de un comportamiento democrático, se hará lo que diga la mayoría. Por supuesto. Ustedes tienen la palabra.

 

 

Palabras

rubias mujer nieve del invierno sin

Blanca como el susurro de la nieve

veo la frontera de mi cráneo

A hurtadillas el silencio sube a mi cabeza

emboscando las paredes del inconsciente

Se coagula la sombra de la noche

en el techo de mi frente arrugada

Cuelgo mi sueño en el péndulo del reloj

para liberarme de la mirada del tiempo.

rubias mujer nieve del invierno gl

Reduzco la oscuridad a un átomo

arrastrándola hacía el mar encrespado

evitando derretir sin dilaciones

mis pensamientos lógicos

Como un remolino persistente

cual géiser huido de mi interior

surge mi vida mal concebida

en los poros de una piedra sin tallar

con letras escritas al revés

Detrás de la puerta abierta de mi conciencia

voy a rastrear a Dios en el cielo líquido

para cambiar de libreto

antes de ser devorado por palabras

que borren rastros de mi buena vida.

mujer nieve del invierno modelos grito fondo de pantalla

Canción triste

  • Al escuchar el silbido de las balas
  • mis pensamientos se detienen
  • rasgando las cuerdas de mi conciencia
  • La luz del cielo se ha apagado
  • surgiendo un estremecedor silencio
  • en el estómago de los refugiados
  • La comida cae en las alas de las bombas
  • Mis labios sangran de rabia, impotencia
  • al cantar mi lamento triste
  • viendo pasar el cortejo fúnebre
  • de los niños muertos sin sentido
  • La ira me deja sin voz para rezar
  • El ojo inflamado por el llanto
  • verte su sufrimiento en los tejidos del alma
  • El acorde se lo lleva las nubes quemadas
  • donde las lágrimas van a reposar
  • en los espantosos crepúsculos
  • que bañan los campos de Alepo
  • Un eterno grito de guerra sucia
  • se hunde en la lengua del hombre
  • en nombre de la religión distorsionada
  • en nombre del poder obsesivo
  • Hambre, desolación, violación
  • fenómenos tristes del día a día
  • que nos persigue a través de la carne
  • dejando en los poros del alma
  • las gotas de crueldad humana
  • Impelido por un aliento invisible
  • busco darle a esta tragedia de los inocentes
  • un rostro a sus esperanzas en mi corazón
  • La canción acaba cerca del árbol del desierto
  • en la curvatura del dolor ajeno
  • “Tu falta de querer”: la desgarradora historia detrás de la canción más triste de Mon Laferte

 

macalderblog

  • Al escuchar el silbido de las balas
  • mis pensamientos se detienen
  • rasgando las cuerdas de mi conciencia
  • La luz del cielo se ha apagado
  • surgiendo un estremecedor silencio
  • en el estómago de los refugiados
  • La comida cae en las alas de las bombas
  • Mis labios sangran de rabia, impotencia
  • al cantar mi lamento triste
  • viendo pasar el cortejo fúnebre
  • de los niños muertos sin sentido
  • La ira me deja sin voz para rezar
  • El ojo inflamado por el llanto
  • verte su sufrimiento en los tejidos del alma
  • El acorde se lo lleva las nubes quemadas
  • donde las lágrimas van a reposar
  • en los espantosos crepúsculos
  • que bañan los campos de Alepo
  • Un eterno grito de guerra sucia
  • se hunde en la lengua del hombre
  • en nombre de la religión distorsionada
  • en nombre del poder obsesivo
  • Hambre, desolación, violación
  • fenómenos tristes del día a día
  • que nos persigue a través de…

Ver la entrada original 48 palabras más

Primera entrada del blog

Esta es tu primera entrada. Haz clic en el enlace “Editar” para modificarla o eliminarla, o bien crea una entrada. Si lo prefieres, puedes utilizar esta entrada para contar a los lectores por qué has empezado este blog y qué tienes previsto hacer con él. Si necesitas ayuda, contacta con los simpáticos miembros de los foros de ayuda.